Arꢁculo original  
119  
Rev Argent Cirug 2015;107(3):119-24  
Tratamientolaparoscópicodelderramepericárdico.Quinceañosdeexperiencia  
Laparoscopic treatment of pericardial effusion. Fiꢀeen years of experience  
Luis Ricci, José Alvarado Figueroa, Silvina Marꢀno, Priscilla López, Ignacio Herrando, Ingrid Rechiman, Daniel Staltari  
Servicio de Cirugía Ge- RESUMEN  
neral. Hospital Privado  
de Comunidad. Mar del Antecedentes: el derrame pericárdico masivo provoca compromiso hemodinámico de la función car-  
Plata. Argenꢀna. díaca, que puede ser letal. Cuando el tratamiento médico falla, el tratamiento invasivo se ocupa de la  
patología reinante y la recidiva. Las variantes invasivas son drenaje pericárdico percutáneo, ventana  
Correspondencia:  
pericárdica subxifoidea, pericardio-pleural y pericardio-peritoneal. La ventana pericardio-peritoneal  
Ricci Luis Emilio.  
videolaparoscópica permite reproducir iguales resultados o mejores o ambos, respecto de otras va-  
E-mail:lemilioricci@  
riantes, con los beneficios de la cirugía mininvasiva.  
hotmail.com  
Objeꢀvo: analizar la experiencia de 15 años en el tratamiento del derrame pericárdico masivo median-  
te la confección de una ventana pericardio-peritoneal laparoscópica.  
Material y métodos: todos los pacientes fueron intervenidos por 2 cirujanos. Se realizó una  
comunicación directa entre el espacio pericárdico y el peritoneal en aquellos pacientes con derrame  
pericárdico masivo sin taponamiento cardíaco. Se excluyeron pacientes con signos de taponamiento  
cardíaco sin resolución tras pericardiocentesis evacuadora, quienes no toleraron el neumoperitoneo  
y aquellos con laparotomías en hemiabdomen superior e inadecuada exposición del centro frénico.  
Resultados: mujeres 58,8%. Edad promedio, 66,7 años. Antecedentes cardiovasculares, 86,3%; onco-  
lógicos, 47%. Pericardiocentesis evacuadora, 68,6%. ASA III, 70,6%. Tiempo operatorio, 31 minutos.  
Días internación, 6. Morbilidad IOP, 3,92%. Morbilidad POP, 13,7%. Mortalidad,  
1
,9%. Recidiva, 1,9%. Supervivencia a 30 días, 90%. Seguimiento, 31,2 meses.  
Conclusión: la ventana pericardio-peritoneal videolaparoscópica es un procedimiento sencillo, eficaz,  
seguro, con baja morbimortalidad y mínima recidiva.  
Palabras clave: derrame pericárdico, ventana pericardioperitoneal, laparoscopia.  
ABSTRACT  
Background: massive pericardial effusion causes potenꢀally fatal hemodynamic compromise of the  
cardiac funcꢀon. When medical therapy fails, invasive treatment seeks to treat the prevailing patho-  
logy and its recurrence. Treatment alternaꢀves include invasive percutaneous pericardial drainage,  
subxiphoid pericardial window, pericardium-pleural and pericardial-peritoneal window. The pericar-  
dial-peritoneal laparoscopic window results in equal or beꢁer results compared to other variants,  
with the benefits of minimally invasive surgery.  
Objecꢀve: to analyze the experience of 15 years in the treatment of massive pericardial effusion by a  
peritoneal pericardium.  
Method: the same two surgeons did all the procedures. Direct communicaꢀon between the pericar-  
dial and peritoneal space in paꢀents with massive pericardial effusion without cardiac tamponade was  
performed. Exclusion criteria included paꢀents with signs of cardiac tamponade who did not respond  
to draining pericardiocentesis, as well as those who did not tolerate pneumoperitoneum, with laparo-  
tomy in the upper abdomen or inadequate exposure of the phrenic center.  
Results: there were 58.8% of women. Mean age was 66.7 years. Previous history of cardiovascular  
disease 86.3% and oncologic disease 47%. Draining pericardiocentesis 68.6%. A.S.A III 70.6%. Mean  
operaꢀve ꢀme 31 minutes. 6 days of hospital stay. Intraoperaꢀve morbidity 3,92%. Postoperaꢀve mor-  
bidity 13,7%. Mortality 1,9%. Effusion recurred 1.9%. Survival at 30 days 90%.Follow-up, mean 31.2  
months.  
Conclusions: the pericardial-peritoneal laparoscopic window is a simple, effecꢀve and safe procedure  
with low morbidity an recurrence rate.  
Key words: pericardial effusion, pericardioperitoneal window, laparoscopic.  
Recibido el  
2 de mayo de 2015  
Aceptado el  
1
1
5 de julio de 2015  
1
20  
L Ricci y cols. Tratamiento laparoscópico del derrame pericárdico. Rev Argent Cirug 2015;107(3):119-24  
Introducción  
la internación por el servicio de Cardiología mediante  
ECG, radiograꢂa de tórax, ecocardiograma y, en ocasio-  
nes, tomograꢂa de tórax. Con el ecocardiograma se cla-  
El derrame pericárdico masivo (taponamiento sificó el derrame en leve, moderado y masivo (con sig-  
cardíaco) provoca un compromiso hemodinámico de nos de taponamiento cardíaco o sin él). Tras no mejorar  
la función cardíaca, en el cual un manejo inapropiado la sintomatología con el tratamiento médico, incluyen-  
puede ser letal.  
do o no el uso de la pericardiocentesis según el caso, se  
El taponamiento puede ser agudo, por trau- abordó la patología del paciente mediante cirugía.  
maꢀsmos y ruptura cardíaca, o “crónico”, de causas in-  
fecciosa, inflamatoria y, principalmente, neoplásica.  
Antes del acto quirúrgico, cada paciente fue  
examinado por el Servicio de Anestesiología, evaluan-  
El primer gesto invasivo ante un taponamien- do estado hemodinámico y posibilidades de tolerar el  
to cardíaco descompensado es la pericardiocentesis. El neumoperitoneo.  
fin es mejorar el estado hemodinámico del paciente;  
Los datos evaluados provienen de una base  
en pocas ocasiones es el tratamiento definiꢀvo. Ante la prospecꢀva que se completó a parꢀr de las historias clí-  
recidiva del derrame, no sabemos si una segunda pun- nicas (en papel e informaꢀzadas).  
ción será eficaz. Aquí se preconiza algún ꢀpo de abor-  
daje quirúrgico. Las variantes son drenaje pericárdico Definición  
percutáneo, ventana pericárdica subxifoidea, ventana  
pericardio-pleural (toracotómica o toracoscópica) y  
Se considera ventana pericardio-peritoneal  
ventana pericardio-peritoneal (laparotómica o laparos- videolaparoscópica al procedimiento que realiza una  
2
cópica).  
comunicación directa, de al menos 2,5 cm , entre el es-  
La ventana pericardio-peritoneal videolapa- pacio pericárdico y el peritoneal en un paciente con de-  
roscópica permite realizar un procedimiento tan válido rrame pericárdico masivo sin taponamiento cardíaco.  
y buenos resultados como la laparotómica, con los be-  
neficios de la cirugía mininvasiva.  
En este trabajo se mostrará la experiencia de  
5 años en el manejo del paciente con derrame peri-  
Criterios de inclusión  
1
Todo paciente que se interna con cuadro de  
cárdico masivo, sintomáꢀco y estable hemodinámica- derrame pericárdico masivo con o sin taponamiento  
mente, pero refractario a tratamientos habituales, me- cardíaco y trastornos ecocardiográficos (compresión de  
diante la confección de ventana pericardio-peritoneal cavidades derechas), resuelto antes de la cirugía me-  
laparoscópica.  
diante pericardiocentesis, con signos hemodinámicos  
ꢃpicos.  
Objeꢀvo  
Criterios de exclusión  
Analizar la experiencia de 15 años en el tra-  
Se excluyeron todos los pacientes con cuadro  
tamiento del derrame pericárdico masivo mediante la de taponamiento cardíaco sin mejoría con pericardio-  
confección de una ventana pericardio-peritoneal video- centesis, quienes no hayan sido operados por no tole-  
laparoscópica.  
rar el neumoperitoneo, por presentar laparotomías en  
Se evaluarán índices de morbilidad y morta- hemiabdomen superior o no tener adecuada exposi-  
lidad en intraoperatorio (IOP) y posoperatorio (POP), ción del centro frénico (anatomía hepáꢀca, etc.).  
tasa de recidiva, supervivencia y seguimiento.  
Técnica quirúrgica  
Material y métodos  
Se dispone al paciente en posición de decú-  
bito supino con los miembros inferiores por debajo de  
Se trata de un estudio retrospecꢀvo descripꢀ- la línea horizontal, con tronco y cabeza por encima de  
vo que se realizó en el Hospital Privado de Comunidad esta horizontal. El cirujano se ubica entre las piernas del  
(
Hospital General), Mar del Plata.  
El período evaluado se exꢀende entre el 01 de  
junio de 1999 y el 31 de mayo de 2014.  
paciente, y el ayudante, a su derecha.  
Se realiza neumoperitoneo por punción umbi-  
lical (técnica cerrada) y se insufla la cavidad abdomi-  
Todos los pacientes del trabajo fueron interve- nal con presión de 8-10 mm Hg a bajo flujo (2 litros/  
nidos por un cirujano y un residente (que actuó como minuto). Constatada la formación de la cámara abdo-  
cirujano o ayudante).  
minal y la tolerancia del paciente al neumoperitoneo,  
El procedimiento consisꢀó en la confección de se eleva el flujo que puede llegar a 20 litros/minutos,  
una ventana pericardio-peritoneal videolaparoscópica, según cada paciente. Se colocan 3 trocares, uno de 10  
para tratar su derrame pericárdico masivo.  
mm en la línea media dos traveses de dedo por encima  
Todos los pacientes fueron evaluados durante del ombligo, y dos de 5 mm en ambos hipocondrios 2 a  
L Ricci y cols. Tratamiento laparoscópico del derrame pericárdico. Rev Argent Cirug 2015;107(3):119-24  
121  
3
traveses de dedo debajo del reborde costal de la línea  
medio clavicular (Fig. 1).  
Tras la laparoscopia diagnósꢀca inicial, en bus-  
ca de hallazgos inadverꢀdos en estudios previos, se lo-  
caliza la porción central del diafragma (centro frénico)  
por delante del lóbulo izquierdo del hígado. En dicha  
zona se observa un abombamiento que corresponde al  
derrame. Primero se realiza la sección del peritoneo pa-  
rietal, luego del centro frénico (área avascular) y, poste-  
riormente, del pericardio visceral. La apertura se lleva a  
cabo por encima del ligamento coronario izquierdo del  
hígado (Fig. 2). Al constatar la salida de líquido (sero-  
hemáꢀco), se aspira y envía una fracción para el estu-  
dio fisicoquímico, culꢀvo y análisis patológico. Drenada  
parcialmente la cavidad, se amplía la abertura hasta lle-  
2
gar a 2,5 cm . Se uꢀliza electrobisturí, con baja potencia