Editorial  
106  
Rev Argent Cirug 2015;107(3):106-7  
Cirugía bariátrica  
Alejandro Grigaites1  
3
Es una excelente noꢀcia desde el punto de vis- en un arꢃculo de este año y el 1,4% descripto por N. V.  
7
ta de la cirugía bariátrica en la Argenꢀna que se gene- Christou .  
ren estudios de invesꢀgación y se publiquen las expe-  
Poner énfasis en este aspecto signiꢁca tener  
riencias en este terreno.  
una técnica adecuada y para ello es necesario el entre-  
1
1
Fernández y col. describen su experiencia namiento. Muchos arꢃculos argumentan acerca de la  
analizando el subgrupo de pacientes con IMC de 40 a llamada “curva de aprendizaje” en cirugía bariátrica y  
5
0 que consꢀtuye, en deꢁniꢀva, la población que con su importancia, y describen la necesidad de realizar en  
mayor frecuencia visita a los equipos que tratan la obe- forma tutorizada entre 50 y 70 procedimientos para re-  
1
sidad mórbida (OM).  
Los autores analizan la morbilidad y la eꢁcacia  
ducir de esa manera la incidencia de complicaciones .  
Este estudio demuestra una vez más la im-  
de la gastrectomía (GT) y el bypass gástrico (BPG). Cabe portancia del entrenamiento para tratar pacientes que  
destacar que la cirugía bariátrica y metabólica es hoy en son complejos. En los Estados Unidos han creado una  
día el único procedimiento capaz de resolver a mediano organización especial para invesꢀgar el tema y deꢁnir  
y largo plazo en diversos grados la obesidad mórbida los estándares de calidad de los llamados “Centros de  
(
IMC 40-50), o severa (IMC 35-40), y al mismo ꢀempo Excelencia“, que son equipos mulꢀdisciplinarios dedi-  
generar mejoría o resolución de comorbilidades, espe- cados en forma exclusiva al tratamiento de pacientes  
8
2-6  
cialmente de la diabetes 2 . Es más, algunos estudios obesos mórbidos .  
como el de Adam y col. publicado en el N Engl J Med ,  
1
0
El segundo punto para describir ꢀene relación  
en el cual comparan poblaciones de pacientes obesos con la efecꢀvidad en el descenso de peso de los dos  
severos y mórbidos, operados (BPG) y no operados procedimientos. El seguimiento a 3 años deriva en un  
(7925 en cada grupo), presentan como conclusión que, porcentaje de exceso de peso perdido (EPP) de 63,2 y  
en el grupo de pacientes obesos mórbidos operados 71,2 para GT y BPG, respecꢀvamente. Estos resultados  
BPG), luego de 7,1 años existe un 40% de reducción son muy favorables y comparables con las experiencias  
(
8
de la mortalidad, asociada a mejoría de la diabetes 2, y generales tanto de nuestro país como internacionales .  
disminución de problemas cardiovasculares y cáncer. Lograr buenos resultados no solo depende de la calidad  
En cuesꢀón de morbilidad, la seguridad del técnica quirúrgica sino de generar un buen equipo mul-  
paciente es un tema esencial, que no solo se logra con ꢀdisciplinario que logre modiꢁcar los hábitos y conduc-  
el volumen de cirugías: además es necesario generar tas de los pacientes hacia una vida globalmente más  
orden, disciplina y calidad en cada uno de los integran- saludable. De esa manera se veriꢁca entonces el doble  
tes del sistema mulꢀdisciplinario.  
El porcentaje de complicaciones que describe elección de un equipo mulꢀdisciplinario de calidad.  
la experiencia de este equipo es comparable con los va- Por otra parte, según la invesꢀgación que co-  
mérito de los autores, calidad quirúrgica y pericia en la  
lores habituales en centros de gran experiencia en la mentamos, el número de pacientes en seguimiento a 3  
materia. La morbilidad global fue de 1,67% para GT y años es 118 (15%) en GT y 85 (23%) en BPG.  
Como en la mayoría de las experiencias y pu-  
muy alentador. Deseo destacar especialmente una de blicaciones internacionales, el control a mediano y lar-  
6
,12% para BPG. No observaron mortalidad, resultado  
las complicaciones más temidas: la ꢁltración de las su- go plazo resulta muy complicado de realizar por la baja  
turas. Estas dehiscencias ponen en juego la vida de los adherencia al seguimiento de los propios pacientes.  
Conocemos innumerables experiencias5 acer-  
-7  
pacientes, por lo que es fundamental reducir al máxi-  
mo su generación, más aún en la GT ya que son parꢀ- ca de lo diꢂcil que es hacer un buen seguimiento a largo  
cularmente complicadas de resolver y pueden causar plazo por falta de contacto del paciente con su equipo.  
5
mortalidad en forma aguda o evolucionar hacia ꢂstulas Hace unos años, en 2011, K. Higa presentó su experien-  
crónicas de diꢂcil y caprichoso manejo. Ejemplo de es- cia de 10 años de seguimiento en 242 BPG (de febrero  
tas son las ꢂstulas gastrobronquiales, de compleja reso- de 1998 a abril de 1999). Como conclusión muestra que  
lución, asociadas a morbimortalidad y alteración de la el seguimiento directo en consultorio fue de solo el 7%  
3
,4  
calidad de vida de los pacientes . Según este arꢃculo, a 10 años, aunque lograron agregar un 19% más de pa-  
el índice de ꢂstula fue de 1,11% (n=4) para BPG y 0,64% cientes al seguimiento gracias al contacto telefónico.  
(
n=5) para GT, lo cual evidencia muy bajo índice y me-  
Por lo tanto, los resultados que se obꢀenen  
nor globalmente que lo observado en otras series inter- corresponden en general a pequeñas muestras de la  
nacionales, como el 2,8% que describe C. Moon Rena, población total de pacientes operados.  
A Grigaites. Cirugía Bariátrica. Rev Argent Cirug 2015;107(3):106-7  
107  
En cuanto al descenso de peso diferencial en- prospecꢀvo, y a que los pacientes fueron seleccionados  
tre los dos procedimientos, no es pasible de compa- para uno u otro procedimiento según el entender de los  
ración ya que no se trata de un estudio aleatorizado y autores y la elección del paciente.  
Referencias bibliográficas  
1
2
3
4
.
.
.
.
Shin RB. Evaluaꢀon of the learning curve for laparoscopic Roux-  
en-Y gastric bypass surgery. Surg Obes Relat Dis. 2005; 1( 2): 91-4.  
Champion JK, et al. Centers of Excellence for Bariatric Surgery.  
Surg Obes Relat Dis. 2005; 1(2): 148-51.  
long-limb gastric bypass in paꢀents followed for longer than 10  
years. Ann Surg. 2006;244:734-40.  
8. Lee CM, Cirangle PT, Jossart GH, et al. Verꢀcal gastrectomy for  
morbid obesity in 216 paꢀents: report of two-year results. Surg  
Endosc. 2007;21:1810-6.  
Moon RC, et al. Management of staple line leaks following sleeve  
gastrectomy. Surg Obes Relat Dis. 2015; 11(1):54-9.  
9. Sjostrom L, et al for the Swedish Obese Subjects Study Scienꢀꢁc  
Group. Effects of Bariatric Surgery on Mortality in Swedish Obese  
Subjects. N Engl J Med. 2007; 357:741-52.  
10. Adams TD, Gress RE, Smith SC, Halverson RC, Simper SC,  
Rosamond WD, et al. Long-Term Mortality aꢄer Gastric Bypass  
Surgery. N Engl J Med. 2007 August 23; 357:753-61.  
11. E Fernández y col. Bypass gástrico en Y-de-Roux y gastrectomía tubular  
laparoscópicoseneltratamientodelaobesidadmórbida. Rev Argent Ci-  
rug 2015;107(3):125-9  
Rebibo L, et al. Management of gastrobronchial ꢁstula aꢄer  
laparoscopic sleeve gastrectomy. Surg Obes Relat Dis. 2013;  
1
0(3):460-7.  
5
.
Higa K, et al. Laparoscopic Roux-en-Y gastric bypass: 10-year fo-  
llow-up. Surg Obes Relat Dis. 2011; 7(4):516-25.  
6
.
Praꢅ GM, McLees B, Pories WJ. The ASBS Bariatric Surgery Centers  
of Excellence program: a blueprint for quality improvement. Surg  
Obes Relat Dis. 2006;2:497-503.  
7
.
Christou NV, Look D, Maclean LD. Weight gain aꢄer short- and  
1. Director de Programa Unidades Bariatricas  
Buenos Aires  
Cirujano coordinador de Cirugía bariátrica y Metabólica Clínica del Sol y  
Las Lomas San Isidro